La ANTI-MODA del Normcore

Normcore at fashion week

Googleá normcore. Aunque no tengas idea qué significa ni de dónde salió esta palabra nueva la cantidad de resultados que obtengas te va a decir algo: es lo último de lo último de lo último en materia de moda.

Fuente: http://www.mytomayto.com/

Los diarios y revistas de todo el mundo, Argentina incluida, no tardaron en escribir sobre este tema apenas el término salió a la luz (no sea cosa de quedarse afuera, ¿no?). Nosotros tampoco vamos a ser menos y acá te contamos qué es, quién inventó y qué implica esta nueva tendencia.

El concepto normcore fue acuñado por la empresa previsora de tendencias K-HOLE en su publicación más reciente, YOUTH MODE: A REPORT ON FREEDOM (que por cierto, aunque solo está disponible en inglés, realmente vale la pena leer). Lo primero que hay que destacar es que esta idea o tendencia nueva no se trata solo de ropa, de una cuestión puramente material sino que implica una ideología, que desemboca en una forma de vestir y no a la inversa. Como establece el informe, normcore no busca la libertad para ser alguien sino para poder relacionarse con todos. Normcore no pretende estar por encima de la “indignidad de pertenecer”, en realidad, no le preocupa la autenticidad ni el ser exclusivo. Así, encuentra la liberación en ser común y corriente, nada especial, frente a todo el actual bombardeo fashionista de marcas, diseñadores, hipsters, esto-sí-esto-no de la moda tal como la conocemos. En relación con la indumentaria, esta tendencia se traduce en ropa considerada, por lo menos hasta hoy, poco atractiva. Jeans rectos de tiro alto, buzos gigantes, camisas abrochadas hasta el último botón, remeras blancas, zapatillas de deporte con todo, riñoneras, sandalias tipo birkenstock o las ojotas Adidas de nuestros padres y abuelos,  e incluso los tan criticados buzos polar y sweaters con cuello polera.

Hasta acá todo muy lindo y genial, incluso parece que por fin encontramos (o nos dieron servida en bandeja) una bocanada de aire fresco. Sin embargo, es probable que el normcore esté destinado a morir incluso antes de nacer. Sin ánimos de fatalismo, pensándolo bien ningún comportamiento que pretenda estar por fuera de la moda puede lograr quedarse allí mucho tiempo. Grandes marcas como Chanel, Céline, entre tantas otras, ya se aprovecharon de esta anti-moda surgida en la calle y la adaptaron a sus colecciones. La gente realmente normcore ahora se va a mezclar con otra, cuyas elecciones han sido fríamente calculadas después de leer el informe, los diarios y quizás también esta nota. No tiene nada de malo, vestirse con ropa sin demasiadas pretensiones, aunque sea cada tanto, resulta liberador, incluso si sacamos la idea de una revista de moda. Pero una vez que el normcore, o cualquier anti-moda, se hace conocida, la moda le clava sus colmillos, la mastica y nos la devuelve transformada, casi siempre, sin su intención original.

Ahora ya sabés: si sos amante de la moda, los jeans que te quedaron de los noventa con las zapatillas más cómodas que encuentres y la tan difamada riñonera forman una combinación genial y a la orden de la última tendencia, no importa si vas contra el sistema o simplemente leíste esta nota y te copaste.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s